jueves, 8 de junio de 2017

review... GREEN DOLLY DAY

9:00. Suena el maldito despertador... ¿porque también suena el sábado? 
9:05. Sigue sonando... doy vueltas por la cama como si no hubiera mañana... y como si no sonase el despertador...
9:08. Sigo haciendo la croqueta hasta que el xdjbbhfbebfr del pullring se me enreda en el cuello hasta casi provocarme una muerte lenta por asfixia.
9:10. Como el desayuno no se prepara solo, apago el despertador y de un brinquito como si fuera una delicada gacelita, introduzco los pies en las zapatillas.
9:15. Me quedo empanada mirando el techo. 
9:20. Parezco idiota, sigo empanada mirando el techo.
9:20. Ya está bien Tocinete, pienso... mueve ese culo hasta la cocina.
9:21. Antes decido pasa por el WC.
9:23. Con mi vejiga lista para dejar sin naranjas a toda Valencia, me dispongo dirigir a mi rígido y plasticoso cuerpo hacía la cocina. Pero antes decido ponerme a mis chicos de Izal de fondo. Otro día os hablaré un poco más de este fantástico grupo. (Y del cantante... ♡)
9:26. Ya con mi música de fondo, me preparo algo ligero para desayunar: solo un huevo, tres tiras de bacon, un puñadito de baked beans, un zumo de naranja y un té... las pastas, mejor para mañana. Hoy toca un poco de dieta. 
9:59. ¡Creo que tengo un agujerito para una caña de chocolate! Haré una excepción... por una la dieta no se irá a pique... bueno, quien dice una dice dos. Mañana empiezo la dieta, en serio. A ver si dejo de ser una "fat body blythe". Aunque pensándolo bien... ¡carajo! no quiero dejar de ser Lady Rocinete.
10:00. 🎵🎵🎵🎵🎵🎵🎵🎵un rápido destellooooo, un rayo de sol que deja ciegooooo🎵🎵🎵🎵🎵🎵🎵🎵🎵🎵🎵🎵
10:22. Cuando me doy cuenta no queda una sola caña de chocolate sin vida. 
10:23. Voy a quitarme todo el chocolate que me queda del hocico, que tengo que vestirme. Acaba de decirme mi compañera de piso, que nos vamos al Green Dolly Day. Aunque reconozco que me da pereza, pienso que pagar 12€ por una entrada, donde lo recaudado se dona para la lucha del Ela, es motivador.
Me pongo mis leggins y mi top/sostén. Dejo mi grabadora, hoy no me apetece hacer de reportera... quiero ver si encuentro ropa que se ajuste a mis cartucheras.
11:00. Mònica me invita a envolverme en un hortera y llamativo pañuelo, eso sí, suave como ninguno... Ahí voy, inmóvil y con ganas de hacer algún photocall. ¿Alguien me reconocerá? ¿Conoceré amables personitas que quieran ser entrevistadas por mi?
11:20. Pagamos nuestras entradas religiosamente y nos dan nuestros wellcome pack.

11:22. Ansiosa, me retiro el pañuelo de la cara, arrastro con mis deditos un poco de cremallera, y visto que no parece que quieran sacarme de la mochila en la que me trasportan, decido observar, medio escondida todos los detalles.
11:40. Empezamos a pasear con calma. Una parada por aquí, una parada por allá... millones de cosas bonitas... pero un pensamiento aparece en mi mente... Con todas las cosas bonitas que tienen en todos los stands, ¿porque tienen tan poco espacio? Entiendo que está bien encontrar de todo, variado y bonito, pero ¿tan poco espacio? Pienso en la gente del stand, y se me eriza mi peloaracoiris... ¡que agobio! ¡que poco espacio!
11:50. Seguimos paseando... pasamos por delante de Fantasy Queens, como siempre Noelia con su sonrisa de oreja a oreja. Como siempre, sus lindas nenitas esperando ser adoptadas, sus preciosas diademas... De golpe, a través de mi escondite veo que se acerca otra chica, esta se llama Esther, según escucho, aunque no sé porque, mi acompañante no deja de llamarla Elisabeth. Creo que Mònica es algo torpe... pero eso lo dejamos para hablarlo con calma... porque daría para un reportaje entero.

12:30. Seguimos paseando. Una comprita por aquí... y mucho mirar y remirar... pero no veo que hagan el gesto de sacarme de la bolsa. Hace calor, y hay poca luz, dentro y fuera de la mochila.
13:00. Oigo voces y risas... una chica morenita de flequillo acompañada de una rubita. No las conozco pero veo que mis acompañantes se paran y hablan, que si risas por aquí, que si foto por allá, que si mira que cosa más chula... que fíjate que me ha pasado... que si me falta el número de la rifa... Escucho que en uno de los wellcome packs que nos acaban de dar no hay boleto de la rifa. Se paran y se sientan en el suelo... vacían y vuelven a vaciar la bolsa... pero nada... veo unos globitos que me encantan... ¡que cucada! Pero del boleto de la rifa que supuestamente regalan... nada de nada... Nos entra la duda existencial de quejarnos o no quejarnos, pero al final optamos por callar. Ahora visto con perspectiva, creo firmemente que teníamos que haber ido a decirlo. No quejarnos mal, pero si hacer notar que faltaba algo... 
13:21. Me quedo con las ganas de estrechar la mano a las dos jóvenes que parlotean con mía acompañantes. Intento retener sus nombre: lenaolgalenaolgalenaolgalenaolgalenaolgalenaolga...
13:30. Ya estamos fuera. 

¿Qué os puedo decir?
- han pasado varios días, y la verdad que ahora me siento un poco torpe por no haber dicho nada del boleto de la rifa.
- los stands y "los hermanos kekiles", maravillosos, como siempre. Pero creo que para el buen funcionamiento falta un poco de luz natural, y espacio. Daba la sensación de que estaba todo apelotonado. 

Habrá que esperar al año que viene, aunque seguramente, aunque el dinero de la entrada sea para una buena causa, no vuelva a ir. Sobretodo, si es para una visita fugaz. Demasiado cara. Un solo día un welcome pack que aunque tenía un par de detalles monos, en general, muy pobre. Y oye, a mi, me hace ilusión.

Un abrazo a todos.

Lady Tocinete.

No hay comentarios:

Publicar un comentario