miércoles, 30 de noviembre de 2016

El olor a Navidad

He decidido aferrarme.
Muchos días me levanto sintiéndome vacía.
Miro a mi alrededor y veo a mis amigas y compañeras de batallas, y aunque sus sonrisas me acompañan dentro de mi pequeño equipaje, a veces, me siento sola.
Es por eso que he decido aferrarme a todo aquello que hace que esa sensación tan triste e incomoda, desaparezca.

He empezado por pensar en la Navidad. He decidido salir a la calle y retener en mi nariz ese olor a Navidad. Es un olor a magia. Una magia que me he propuesto que se cuele por todo mi cuerpo y haga creerme que todo aquello que anhelo y deseo, puede hacerse realidad. O al menos, apaciguar las llamas y que solo queden brasas. Brasas que a veces reaviven mis miedos, y brasas que se mantengan apagadas para dejarme seguir adelante.

Me he mantenido en modo "sleepy eyes" durante unos instantes... y he intentado quedarme con todo... con el crujir de las hojas bajo mis converse, el ruido de los coches, el fiu fiu de los muchachos al pasar por su vera...
Al abrir los ojos estaba delante de unas impresionantes luces que con cada parpadeo me decían lo impresionantes que es el Corte Inglés, y que una vez más, las Navidades priman su sentido consumista. Que aquello de una mesa llena de gente riendo y cantando canciones ya no se lleva; que aquello de familia reunidas bajo un mismo techo recordando sus viejas andanzas, ya no tiene valor; que mirar a los ojos de aquella abuela sentada en el extremo de la mesa y brindar por otro nuevo año, ya no es importante. 
Ahora es malgastar y malgastar cantidades infumables de dinero. Pero nada de relaciones personales ni familiares. Parece que los centros comerciales y nuestra propia sociedad nos llevan a una Navidad vacía.
Y como eso me entristecía más que mi locura matutina, he pasado página y me he puesto a recordar el apasionado fin de semana.

Mmmmmmm.... argggg... grrrrr... purrrrr
Perdón.
Se me ha ido la cabeza.
Ya estoy de vuelta.
Por un momento estaba surcando con mis rechonchas manos el torso desnudo de Shinsho.
Notando sus fuertes y grandes manos recorriendo mi rubia melena al grito de "Panceta, eres una diablilla"...

Como podéis leer, fue un fin de semana de amigos. Estube con Mavis, Shinso y Pullip-Lila, que no recuerdo su nombre. Y lo pasamos en grande.
MUCHO... sobretodo cuando me quedé a solas con "ojos azul".
¡¡Ese cuerpo no es normal!! ¡¡ Nada es normal en Sinsho!! Creo que por eso me gusta tanto. Tube que conteneme un poco para que Mavis no me viera babear  demasiado por Sinsho sino las posibilidades de enrollarme con Jack, cada vez son más mínimas.
Mmmm.... ¡se me pone el pullring loco con solo pensarlo!

Aunque hoy... creo que ningún chicarrón BJD me sacaría de mi obsesión con el History Channel... 💓
Hoy es el gran día. Hoy vuelve ÉL, mi nórdico favorito a antena. Quiero verle ya, me gusta escucharle en VOSE, me gusta como mueve sus manitas, me gustan sus naves vikingas... ¡me gusta ÉL haciendo de Floki, haciendo de Otto Silverhielm o haciendo el pino! ¡de todas las formas posibles! Aunque reconozco que soy muy pancetosa y con un poco de chocolate y nata... no iba a dejar ni los huesos. 
OMG
Soy tremenda. 



De momento seguiré volviéndome loca buscando donde verle, porque yo hasta enero no aguanto. No no no... no aguanto...

Suerte que también queda poco para el Tiny. 
Va a ir muy bien el evento.
Lo sé.
Y será un día para compartir y ser feliz.
Y si alguien tiene malas intenciones, yo, MOON alias Panceta, le invito a darse cabezazos contra alguna columna. Amablemente, le buscaré una para que pueda desahogar sus sentimientos de........ y de ........... que pueda tener.
Pongo puntos suspensivos por no ser faltona.
Porque soy un poco picarona, algo cachondilla... pero siempre, siempre... MUY EDUCADA.

Ale! Voy a ver si empiezo a tejerme unas braguitas de lana que al Tiny no puedo ir con esas pintas de "salidilla".

Un abrazo a todos. Creo que no me aferraré demasiado a la Navidad. Únicamente a los barquilllos bañados de chocolate, y a mis hombres.

Moon.



No hay comentarios:

Publicar un comentario